Los estudios y los descubrimientos de Baldo se conservan en el Olfattorio.

Miles de tinturas, extractos, aceites esenciales, alcoholatos, aguas perfumadas, hierbas medicinales, especias catalogadas en centenares de frascos, jarrones y botellas de todas las formas, yacen suspendidos a una altura de 3 metros, encerrados en una vitrina de madera y cristal.

Este es el Olfattorio, lugar místico y creativo, en el cual Baldo desarrolla sus inspiraciones, creando combinaciones aromáticas nuevas y sofisticadas, desarrollando una filosofía de trabajo que se cruza con lo vivido, en el cual recuerdos y fantasías recorren el mismo camino, uniéndose y estimulándose recíprocamente.

El Olfattorio es un lugar inspirador en el cual las ideas toman forma y se vuelven recetas, proporciones y métodos de trabajo. Pero es también un lugar para compartir a nivel didáctico en el cual esencias, perfumes y fragancias cuentan historias sumamente personales.

Gracias a su ubicación privilegiada en el corazón de las colinas de la Val Marecchia, Tenuta Saiano es el punto de partida ideal para explorar tierra adentro un paisaje profundamente rico de historia y cultura. A pocos kilómetros de distancia el viaje continúa hacia los sugestivos pueblos de Montebello y Santarcangelo, que custodian las memorias de antiguas y nobles vestigios medievales.

Olfattorio